Cuando escuchamos a Soledad Vélez por primera vez, algo nos tocó la fibra. Quisimos conocerla en persona para comprobar de dónde salía todo ese torrente de voz, y aprovechamos su visita a Madrid, cuando vino a presentar Wild Fishing de la mano de Son Estrella Galicia, para concertar una entrevista y, de paso, escuchar su directo en privado.

[jwplayer config=”CYAN mag” mediaid=”15593″]

Esta chilena afincada en Valencia, con 24 años “recién cumplidos” como puntualizó mientras nos contaba entre risas indignadas que le habían atribuido 28 en otra publicación, llegó seria e imponente a nuestra cita. Tanto que, viendo sus ojos azules y el solazo que había en la capital a la hora del encuentro, le ofrecimos realizar la entrevista con gafas de sol para que se encontrara más cómoda, no fuera a ser que nos mordiera.

Pero Soledad no muerde. Porque a pesar de tener una voz arrodadora, es un encanto que, a medida que fuimos conociendo, nos cautivó a base de complicidades y alguna que otra perla: “No te fíes nunca de las vocales largas” nos dijo tras un largo “Síííí…”, después de preguntarle si nos invitaba a su fiesta de cumpleaños.

A pesar de su juventud, que nadie la tome por frágil, ingenua, novata o cualquier calificativo que implique debilidad.  “No hay que asustarse con nada. Hay que ser valiente”, nos afirmó con una seguridad y una gallardía asombrosas cuando le preguntamos si había sentido miedo a no ser capaz de crear nuevas canciones tras lanzar su primer trabajo en largo.

Para esta compatriota de Pablo Neruda, la vida es una combinación de “poemas de amor y canciones desesperadas”. Pero sí reconoce que en su caso, para componer, encuentra “la seguridad en la tristeza”, y es plasmándola en sus canciones como logra superarla. Significativo es que cuando nos recitó uno de los muchos poemas que conoce de memoria, escogiera el de “Junto al mar” de José Hierro.

Soledad Vélez, junto a Javiera Mena, Calle 13, Denver o Martin Buscaglia, confirman que Latinoamérica es también emergente musical y culturalmente hablando. Su sonido, su voz y sus letras así lo atestiguan.

No esperes encontrar algo nostálgico-meloso, similar a lo que desde hace tiempo ofrecen la hornada de femmes-folk de nuestro país. Con su primer disco, Soledad nos recuerda a grandes históricos como Robert Johnson, Muddy Waters, Patty Smith o Billie Holiday. Wild Fishing es todo un puñetazo de honestidad y naturaleza en la conciencia de quien lo escucha.

Tras acabar la entrevista, Sole y su compañero inseparable en esta aventura, Jesús de Santos (ex Polar), cogieron la guitarra, el banjo y el ukelele dispuestos a tocar lo que quisiéramos. Difícil escoger un tema entre tanto bueno.

Difícil escoger un tema entre tanto bueno. Nos tocaron dos, pero si hubiera permitido la luz, hubiéramos grabado un acústico para sus 12 cortes. Nosotros te recuperamos la versión acústica de Angel´s song (el corte 11 de Wild fishing).

Imagen de previsualización de YouTube

 

Redacción: Alberto Álvarez
Imagen y foto: Guillo Martínez
Edición de vídeo: Alberto Álvarez (entrevista) / Guillo Martínez y Noelia Ramos (acústico)

Música entrevista: “Black light in the forest” – Soledad Vélez. Disco Wild Fishing. 2012. Absolute Beginners