Mario Testino - Todo o nada

El Museo Thyssen inauguraba hoy, con una fiesta privada, la exposición de Mario Testino. Todo pintaba muy bien: moda, arte y glamour, aunque la realidad ha sido algo distinta. Las fotos de uno de los más grandes inundaban las tres salas de la planta baja del recinto. Sobre las paredes, Kate Moss, Lara Stone y Gemma Ward acompañaban a actrices como Jennifer Aniston, Kate Winslet (quizá demasiado retocada) o Sienna Miller. Imágenes míticas en tamaño XXL. Nada nuevo. No cabe duda de que las fotos de Mario Testino son de las mejores que existen en el mundo de la moda y que pertenecen, ya, a un pequeño-gran grupo del arte. Pero se echaba en falta lo desconocido, eso que todos queremos ver y no se nos enseña y que esperábamos encontrar. Quizás seamos un público demasiado exigente, pero no por ello dejamos de valorar el trabajo y la profesionalidad de un maestro; al contrario. No somos nadie para descalificar a un fotógrafo de prestigio. Pero, quizás, hubiese sido mejor acompañar las obras con retales making off de sus sesiones. Si hubiese sido así, todo habría sido perfecto.