El diseñador gibraltareño se enfrentará a una condena de seis meses y a una multa que puede alcanzar los 25.000 euros por las  dos denuncias presentadas la semana pasada en la Fiscalía de Paris. La causa principal de las denuncias son los insultos antisemitas que Galliano profirió a una pareja y a una mujer en el barrio parisino de Le Marais. Pero más lamentable que el juicio y las denuncias es el vídeo que la semana pasada se difundió por internet, en él aparece el modisto alcoholizado y profesando su adoración y fervor hacia la figura del genocida alemán Adolf Hitler. Como no podía ser de otra manera, el resultado de toda esta denigrante polémica ha tenido sus consecuencias y desde el pasado 1 de marzo, John Galliano ya no trabaja en la casa Dior, para la que confeccionaba desde 1997.

[jwplayer config=”Tweets” mediaid=”9483″ plugins=”adtvideo,viral-2″ adtvideo.config=”http://reachandrich.antevenio.com/call/pubj/18936/134567/4332/M/%5Btimestamp%5D/%5Btarget%5D?”]