Dejo esta vez a un lado lo que es una crítica periodística de un concierto para meterme en un comentario bañado de opinión dadas la circunstancias en las que mi cuerpo y mi mente se encontraban ayer. Dos aviones, una escala, un océano, diez semanas fuera de España y horas después de pisar suelo patrio me planto en la sala ‘La Riviera’ de Madrid para sucumbir al deleitoso carisma musical del artista francés. No hay conclusiones sobre su actuación de ayer, simplemente aquello fue la banda sonora de otro viaje transatlántico, esta vez en asiento de primera clase, pero sin cáscara de avión, solo yo y el cielo.

[jwplayer config=”CYAN mag” mediaid=”5327″ plugins=” adtvideo,viral-2″ adtvideo.config=”http://reachandrich.antevenio.com/call/pubj/18936/134567/4332/M/%5Btimestamp%5D/%5Btarget%5D?”]

Yann Tiersen es el verdadero significado de la palabra músico. La fe no se ve, la esperanza no se ve, el espíritu tampoco se ve, la música ni se ve ni se oye, se percibe; este bretón pone su alma sobre el escenario al servicio del público, eso llega hasta el tuétano. El concierto de ayer tuvo muchas similitudes con el de hace un año en esta fechas, mismo esquema aunque el nuevo disco es un importante cambio porque atrás a quedado ese aroma agreste. La banda sigue desprendiendo su esencia orquestal en muchas piezas de sincronización elaborada pero se abandonan los patrones más suaves para montarse en una senda más rockera en las casi dos horas de concierto que, como siempre, son una montaña rusa de altibajos emocionales.

Artista es el que consigue con una obra activar todas y cada una de las fibras del cerebro para que el cerebro produzca un delicioso jugo de sensaciones, entre ellas separar la mente del cuerpo, que planee celestialmente en busca de sensaciones. Tiersen es un artista bajo esta definición. Capaz de hacer rock con un violín, como enrollarse en el multi-instrumentalismo de su banda para romper el envoltorio en un determinado momento, como de usar pincel para garabatear paisajes acústicos, asistir a sus actuaciones (meterse en un disco siempre es un proceso de abstracción más complicado) es una experiencia vital y necesaria, tener delante a un músico de verdad. Quien se perdiera lo de ayer, lo tendrá en Bilbao y Zaragoza el viernes y el sábado, y en directo el viernes a las 14 horas en Radio 3 en el programa Carne Cruda.

Dust Lane es el último disco de Yann Tiersen. Ya a la venta.