El popular servicio de música ha solucionado un gran problema, la falta de bandas independientes en su catálogo. El anunció llegó el miércoles por parte del presidente de la compañía, Daniel Ek, quien el año pasado dijo que Spotify no miraba en tener relaciones personales con todas y cada una de las bandas sino asociarse con grandes conglomerados musicales que añadieran muchas canciones a su inventario de canciones.

La herramienta sueca añade un mecanismo para bandas que no están afiliadas con grandes compañías de música y que tienen acuerdos con Spotify para registrar sus piezas. Ello lo ha conseguido con una asociación con TuneCore, un distribuidor de musica de forma digital que permite a cualquiera vender música a través de iTunes, y CD Baby, lo que llena los agujeros de distribución del gigante del servicio musical en Europa. Según algunos datos, cada semana hay 10.000 nuevos usuarios de Spotify, la mayoría de ellos con el servicio gratuito.

Esta mejora lleva a ofrecer a bandas indies de la órbita más desconocida y menos comercial que estén presentes dentro del servicio musical junto a los habituales nombres mainstream: Freelance Whales (en la foto y en este blog), los gallegos Nouvelle Cousine (en CYAN #11), The School (en CYAN mag #10) o Wild Honey (CYAN mag #7).