Recién aterrizado en la capital, Juanjo, vocalista y alma de Nitoniko [Green Ufos], charla con nosotros un día antes de su participación en los conciertos de la sala Ocho y Medio. Con Selva de Mar editado en España hace ya casi un año, el grupo afronta un futuro cada vez más consolidado y reconocido; el propio Guille Milkyway (La Casa Azul) habló maravillas de ¿Por qué? Porque… (con la que dijo que se le escapó alguna lágrima).

El concierto, casi íntimo, sirvió de excusa para presentar dos temas nuevos, que empezarán a tocar a partir de ahora y, probablemente, acabarán incluidas en su segundo trabajo, en el que ya trabajan a la espera de acabar las actuaciones a lo largo de este año. Grata sorpresa la colaboración de Algora en Los chicos de ahora (que no fue la única) y la cercanía de todos los integrantes; el sabor fue magnífico y el regusto inmejorable.

¿Cómo va todo con el disco? Da la sensación de que el éxito empieza a ser un poco menos local, parece que ya sale de Barcelona e Internet.
Desde que arrancamos Selva de Mar en México en 2009 pasó un año en el que hicimos cosas y todo quedó un poco relegado a México. Ya en 2010 conseguimos que se publicase en España y empezamos a hacer promoción. Como tú dices, como el disco salió aquí en mayo, y al ser un grupo novel, cuesta algo más que te den salida; ha sido a partir de noviembre cuando hemos empezado a movernos un poco más. Pero claro, estamos en enero…

Hablando del tema de lo de México, parece que siempre suele ser al revés, se empieza aquí y después uno se va fuera…
Bueno, yo iba colgando canciones que se colaban en recopilatorios de sudamérica. De hecho no tenía la pretensión de grabar un disco, pero una discográfica de allí me escribió por MySpace y me dijeron que querían un disco de Nitoniko. Nosotros aceptamos pero quisimos hacer algo nuevo, preferiríamos eso antes que hacer un recopilatorio. Así que ha sido por eso, simplemente porque allí gustó antes.

¿Y cuál es la meta, la aspiración de todo esto?
Definitivamente, poder hacer más discos. Y a lo largo de muchos años. Claro, que para hacer esto necesitas tener a mucha gente que te siga, gente que crea en ti… de alguna forma se trataría de mejorar la parte artística cada vez más, para lo que hace falta dinero y seguidores.

Claro, será un proceso lento. Te iba a preguntar si para ti esto es más un hobby o una profesión.
Ya, la verdad es que es lo típico de lo que siempre dices que quieres hacer tu vida y tu profesión, pero al poner los pies en la tierra… vamos a ver cómo va todo. De momento hacemos todo lo posible para que pueda haber más dinero y más gente que quiera seguirnos.

¿Y el resultado es positivo?
El resultado es positivo, sí. Es un trabajo muy duro, pero de vez en cuando hay algún viento a favor. Y eso ayuda a seguir…

[jwplayer config=”CYAN mag” mediaid=”8554″ plugins=”adtvideo,viral-2″ adtvideo.config=”http://reachandrich.antevenio.com/call/pubj/18936/134567/4332/M/%5Btimestamp%5D/%5Btarget%5D?”]

¿Cómo fue el salto a la discográfica Green Ufos?
Nosotros, allí a donde íbamos, siempre dejábamos un CD con nuestras canciones. En una de esas ocasiones, en el festival Primavera Sound, había un stand de Green Ufos, y ahí lo dejamos. Fue una sorpresa, y más por la trayectoria que tienen como discográfica; quizá podríamos haber pensado encajábamos más en Elefant, o en algún otro sello similar. Para mí ellos son muy importantes en el nuestra música, fueron quienes trajeron a Club Ocho, a Superheroes… grupos que siempre me habían gustado y a los que he seguido mucho.

En algunos medios se repiten algunos calificativos para definir a Nitoniko y a Selva de Mar. ¿Podrías describirlo tú con un adjetivo propio?
Wow… (risas) En nuestra música lo diferente es que intentamos buscar la emoción, aunque sea a través del pop electrónico más superficial. Queremos que emocione, a pesar de que las lea las letras sean sencillas, y se puedan tachar a veces de infantiles. Creo que es una forma valiente de decir las cosas con claridad.

¿Qué hay de ti, de Juanjo, en Nitoniko? ¿O qué no hay?
Yo diría que está todo, es casi un espejo. Un suicidio directo (risas). Escribiendo las letras, haciendo arreglos, cantando… esta todo de mí, lo he puesto todo.

Aprovechando las turbulencias en el mundo de la cultura en España en estas últimas semanas, con la aprobación de la ley anti descargas y la dimisión de Alex de la Iglesia, ¿cómo se vive la situación desde un grupo pequeño, sin ser una súper estrella a la que protege la industria?
Sobre esto suelo decir siempre lo mismo, obviamente hacen falta cambios, pero a mí lo que me interesa como artista es que si uno hace un trabajo éste le sirva para darle continuidad. Efectivamente, una súper estrella, como puede ser Bisbal, puede ser más sensible ante este tema porque la gente que les sigue es aquella a la que yo llamo chaqueteros, esos a los que un día les gusta una canción de un disco y al siguiente otra canción del disco de otro artista. En el mundo indie, en cambio, tenemos la suerte de que, si gustas, normalmente la gente te apoya. Si afecta en algún sentido, es en el de la poca valentía de las discográficas a asumir nuevos riesgos.

De cualquier forma, en vuestro caso particular, Internet ha sido un impulsor. Publicasteis primero vuestro disco gratuitamente en la red y después editasteis un disco que salió a la venta. ¿Fue una experiencia positiva?
En realidad en todo este proceso no hubo nada pensado, todo fue bastante espontáneo, quizá cuando saquemos un segundo trabajo sí haya tiempo a pensar algunas cosas sobre cómo lo vamos a hacer. Nacimos en la red, como muchos otros artistas de ahora, y por eso cuando firmamos en España creímos positivo seguir con la misma idea, que es la que nos había traído estos resultados. En nuestro caso, fue positivo y decisivo para tener a un público fiel detrás.

Hace unos años te movías bastante por MySpace, y se habló mucho de una primera maqueta de tu anterior experimento, Chocolate con churros. ¿Qué fue de todo aquello?
(Risas) Bueno, yo ahora lo veo con perspectiva y como una anécdota. Esto lo hice con un amigo, igual que después tuve otros proyectos con otros amigos. Había muchas ganas de hacer algo, aunque por motivos de la vida los dos nos separamos y el grupo acabó ahí. De hecho, de esos finales apareció el nuevo Nitoniko.

¿En que estáis ahora? Ya que tenéis más medios, ¿planeáis nuevos discos, nuevos videoclips…?
Como grupo lo que nos planteamos es seguir tocando, todo este invierno y después en verano, y empezar a trabajar en canciones nuevas para intentar grabar algo lo antes posible. En primavera actuaremos en el Microsonidos, en Murcia, en abril tenemos concierto en Alicante e iremos a la FNAC en Barcelona… La discográfica y nosotros estamos contentos con el trabajo conjunto, y si ellos quieren habrá un segundo disco, que parece que sí. El cuándo dependerá del número de conciertos que hagamos ahora. Como artista tengo más ganas de trabajar en el siguiente trabajo, aunque hacer conciertos está siendo muy satisfactorio.

Agradecimientos: Santi (Green Ufos), Dani García