Hemos arrancado ya la segunda jornada del Primavera Sound con un tempranero concierto de Cohete, a quienes habéis leído un poco más abajo, y estamos con la oreja puesta en Harlem, otra de esas bandas emergentes norteamericanas. La tarde, amenazaba por la lluvia (de hecho ha vuelto el chirimiri londinense de ayer) está más cargada que el primer día, pero ya tendréis tiempo para leer un resumen amplio antes de que llegue una madrugada en la que nos quedaremos clavados como una estaca en el ‘escenario San Miguel’ (Spoon, Wilco y Pixies).
En otros asuntos, nos hemos encontrado con uno de esos grupos nuevos de la escena de Brooklyn, Here We Go Magic, y hemos compartido con ellos unos minutos.

¿Qué os parece el concepto del festival? Es parecido al South By Southwest por el hecho de que solo trae bandas de calidad.
Sí, pero el SXSW es diferente porque allí son showcases. Eso es más funcional porque está esparcido y aquí está todo concentrado. Aquí sí que es verdad que hay un montón de bandas que están empezando como nosotros, que nadie ha visto antes.

¿Os gusta la atmósfera?
Sí, es genial. Hemos visto que está lleno de americanos, también de ingleses. Es un sitio bastante loco aunque el South By Southwest suele ser bastante insano para la mente con toda esa gente por las calles.

¿Qué hicisteis ayer en la primera jornada?
No mucho, pero hoy es nuestro día. Wilco, Beach House, Pavement…

Pavement tocó ayer.
(risas) Panda Bear entonces.

En este momento de la entrevista en el que los cinco miembros de Here We Go Magic están pidiendo la comida, la entrevista deriva a las preferencias de bebidas ya que tienen especial debilidad por el fino y la manzanilla. De ahí que extraigamos que uno de ellos habla español con bastante fluidez.

 

¿Cómo es eso de tu español?
Estudié en Jerez tres años y otro en Granada.

Un poco raro…
En el momento no parecía raro pero ahora sí (risas). Soy el único americano jerezano del festival.

¿Qué esperáis de vuestra actuación en el festival porque tenéis una buena hora (21.45) y un buen escenario (Pitchfork)?
No sé muy bien que esperar. Hay mucha gente extranjera por lo que hemos visto y aquí somos ampliamente desconocidos.

Precisamente por eso giráis este verano por Inglaterra y Estados Unidos, además de los dos álbumes que habéis lanzado en dos años.
Esperamos una roca espacial (risas). Muchas hamburguesas, queremos aún más hamburguesas, más de las que podamos (risas).

¿Incluso en España?
No, aquí un poco de jamón.

Viniendo de Brooklyn, ahora mismo abarrotado de bandas de este área. ¿Qué opinión os merece?
Muchas bandas, es simplemente que está avanzando una escena avant-garde y que todo ha explosionado. Es como cuando nació The Strokes fue un elemento fenómeno para la ciudad y esa burbuja como que explotó y se expandió muy fácilmente. Siempre ha habido muchos grupos, lo que pasa es aquello fue el detonante para que saliera a la superficie.

Firmasteis con Secretly Canadian para este nuevo disco, discográfica con bastante prestigio con bandas nuevas. ¿Qué os ha aportado?
Dinero (risas). Artísticamente ellos siempre nos apoyan creativamente, no están encima de nosotros, nos dejan hacer lo que queremos. Hay una buena comunión porque somos todos amigos, incluso nos hacen fiesta en Nueva York de vez en cuando.