Insultantemente joven y talentoso y residente en el país que vio nacer a María Félix, todo es precocidad en Valentín Garal -de quien ya habíamos hablado hace un tiempo-, desde su prematura presencia como party-monster en todas las fiestas que interesaban a su salto transoceánico para conquistar las Américas. ¿Cómo te quedas?

Para iniciar nuestra serie de entrevistas a talentos expatriados reclamamos la presencia de este madrileño que a los 22 años fue convocado para dirigir la Galería Mexicana del Diseño aunque en el momento actual esta centrado en liderar su propio estudio. Su salto a la fama vino de la mano de una poética pieza de mobiliario urbano que hibridaba una pajarera y un banco. Esta “Banca Familiar” que se asomó por publicaciones y blogs del género le puso en el mapa y desde entonces… dejemos que sea él mismo quien nos lo cuente.

FAMILYBENCH-GARAL-LEPORCSHOP 02

Pero vamos a ver, ¿tú de dónde sales? 

Pues mira, qué bueno que me lo preguntas, porque nunca lo habían hecho y ya tenía yo ganas de contarlo. Soy del Barrio Bilbao de Madrid, es decir de donde Belén Esteban, tal cual. Me crié a una calle para ser exactos de la princesa del pueblo. Es curioso, porque jamás han dicho en condiciones de dónde es “La Esteban”. Nuestro barrio es muy pequeño y está enclavado entre San Blas, La Elipa y Ascao y la gente se suele hacer un lío bastante morrocotudo. Básicamente del barrio pasé al IED mediante una beca, que exprimí al máximo, después comencé a través de un premio a estudiar con Domaine de Boisbuchet, colaborar con ellos, lo cual me cambió la vida para siempre. Y así llegué a México.

Cuéntanos, coméntanos… ¿en qué asuntos andas metido? 

Pues… en qué no ando, porque es algo complejo. Ahora mismo estoy desarrollando mi carrera desde dos sectores. Por un lado tengo mi estudio establecido, que somos básicamente mi asistente, Javier Irigoyen y yo, donde hago proyectos de diseño industrial, enfocados en el concept design y el desarrollo de ediciones comisionadas por distintas marcas y galerías. Por ese lado estoy ahora mismo con 3 o 4 proyectos de mediana escala, una linea de productos para climas cálidos, altares, módulos para purificación del alma… muy a gusto y deseando que hayan más.

Por el otro lado estoy perfilando detalles para lanzar mi consultoría de crecimiento empresarial a través del design thinking, aunque ya estamos en marcha con varias firmas. Lo que hacemos es crear estrategias para grandes empresas a través de un network internacional de especialistas en economía, marketing, gráfico, web, etc. para que estas compañías se desarrollen económicamente o desarrollen un proyecto en específico. Dentro de esto además participo como co-fundador de una feria especializada en la internacionalización de diseño y accesorios que se llama IBDF del 23 al 27 de Octubre.

Además, con una enorme ilusión, formo parte del Consejo de diseño nacional -Nacional de México, que de España ahora te cuento- donde estamos haciendo estrategias para impulsar a la industria y también soy consejero del Abierto Mexicano de Diseño, un festival enorme para el mes de Octubre en DF.

Además de charlas, talleres, consultorías, etc. Voy un poco acalorado.

RETRATO_VALENTIN_GARAL¿Expatriado, emigrante o divo internacional? 

¡Nunca divo! Un poco histriónico sí, pero nada más. Soy un orgulloso emigrado, no expatriado, porque a mí lo que me han empujado es a dejar mi país, pero no mi patria, que viaja donde vaya. No voy a hacer victimismo ni mucho menos, que para eso ya están muchos medios con su obsesión por sacar carnaza de los emigrados a base de la lágrima fácil.

Está claro que ahora mismo hay un sector de la sociedad española que está fuera de territorio y que necesita que se traten sus problemas de modo individual, como los de cualquier colectivo en situación diferencial, pero de ahí a comercializar y politizar nuestra situación, va un trecho. He tenido la suerte de ser parte de ese colectivo y de conocer a gente que lleva luchando, mucho tiempo antes, por ciertos aspectos. Se necesitan revisar el voto rogado, analizar el sistema de pensiones de expatriados, el sistema sanitario o el de cotizaciones a hacienda. Algunos piden incluso una circunscripción propia para el voto, lo cual me parecería lógico. Somos en torno a 2.000.000 oficiales de emigrados, eso son 10-12 diputados y 4-5 senadores, se debe poder decidir por ellos como cualquier comunidad.

¿Qué nos dices de México que no sepamos? 

Pues México son muchos Méxicos. Es imposible hablar de esta gran República de los Estados Unidos Mexicanos como un solo ente. Está claro que es un país de extremos, donde vive el hombre más rico del mundo pero también las comunidades más pobres, aquí he conocido la mejor y la peor gente de mi vida. Es el surrealismo.

Desde el primer momento decidí vivir la realidad del país en extremo. Soy consciente de que al final del día vivo en una jaula de oro, en una situación muy privilegiada en la que Condesa, Roma, Polanco son una isla. Por ello siempre intento salir de ella, continuamente visito el centro, mercados, viajes por carretera, productores en los suburbios, porque si no, acabas creyéndote la gran mentira de la fachada del progreso.

Es un país para conocer muy lentamente, con paciencia y que siempre va a sorprender, es increíble, en su máximo significado, difícil de creer. Aquí lo critico mucho porque lo quiero y quiero que progrese y defiendo España, porque la hispanofobia es cada día más fuerte. Allí me toca hacer lo contrario… defiendo México y critico España, es cuestión de mostrar los datos que normalmente no quieren ver, porque son dos países que adoro.

STILLEVEN_PECA_2

¿Qué es lo que más te pone y lo que más te amuerma del diseño? 

Lo que más me pone y más me amuerma es exactamente lo mismo, la gente. En Boisbuchet y después en Milán he conocido lo mejor del diseño, que es la gente que realmente lo conoce y ama, que hace que la sociedad progrese con su aportación en nuestra industria.

No hay nada que me apasione más que tomarme unos vinos con Runa Klock para divagar sobre los caminos de nuestra profesión, pero no hay nada que me amuerme más que aguantar a una diva latina decir patochadas durante horas en un cocktail con prensa. Es una profesión que se presta al show y se ha contribuído mucho a hacer “stars”. A que te feliciten por hacer bien tu trabajo y tú recibas todo con orgullo. ¡Coño! A un albañil no le aplauden cuando le queda bien una pared, “¡Ole Manolo, qué recta te ha quedao’!”, es que es nuestro trabajo, solo faltaba que lo hiciésemos mal.

También me amuerma mucho la presión del lobby y es que quien lo niegue miente, hay un lobby. Cuidar continuamente que dices, que no, a qué presentación vas, a cual no, a quién hablas, con quién colaboras. Es absurdo, te juro que yo disfruto cuando un compañero me dice “Oye, pues esa pieza que has hecho me parece una mierda.” Porque es cuando se que realmente puedo confiar, porque a mí tampoco me gusta todo lo que hacen mis amigos, ni tan siquiera mis referentes.

Yo nunca me callo y eso me ha traído muchos problemas.

SONY DSC

¿Hay alguna posibilidad, por remota que sea, de salvar lo tuyo con España? 

¡Pero si lo mío con España es amor! Lo que pasa es que es un amor no correspondido.

Vamos a ver, es una situación muy complicada. Voy a empezar soltando un poco de mierda y ahora puntualizo. El mundo del diseño en España se lo han cargado en estos últimos 5 o 6 años. Porque sí había un mundo de diseño cuando yo estudiaba. España tenía gente, calidad, concepto y era referencia en el mundo, pero hay varios problemas que además estallaron de golpe que han tirado todo al traste. Los diseñadores españoles más fuertes, todos han tenido que estar fuera El último grito, Hayón, Hector Serrano y ahora me se de unos cuantos que se van, aunque creo que no puedo decir quien.
Con mis compañeros yo tengo muchísima relación, con Culdesac, Lotocoho, , Luis Úrculo, Inma Bermúdez, con el IED ¡Si es que son mis amigos! Pero la industria y la prensa son otra cosa y a mí me encantaría empezar a diseñar para Punt mobles, Nanimarquina, Sancal… pero no depende de mí.

Aquí lo primero que se cargó todo fue la comodidad de las asociaciones. En España no hay un Design Council, que sería lo lógico, todo va por autonomías, por ciudades, por sectores. Los únicos que hacían algo decente eran los de matadero, DiMad, lo que ocurre que se les olvidó que eran la asociación de Madrid y empezaron a ser muy progresistas, muy abiertos, Iberoamérica, España… y les dieron por culo. Si pensaban que el resto iban a ser igual de buenos con ellos, lo llevaban claro, se equivocaron de estrategia y de escala. Aquí solo funciona el ADI-FAD y porque hacen lobby catalán (Que para eso están), pero si hasta se dan premios entre ellos mismos, es irrisorio.

Una anécdota que lo ejemplifica todo. El año pasado me dieron el áccesit INJUVE, solo te digo que en la Tabacalera, sin calefacción, en la premiación, había dos camareros sirviendo en vasos de plástico botellas de coca-cola de dos litros, ni un medio de prensa, ni una personalidad del gobierno, ni una marca privada. También me dieron el Quórum en México, celebración en el Palacio de Bellas Artes, cobertura de todos los medios, presencia del Secretario (Ministro) de economía y del de cultura, exposición itinerante en los mejores museos. Nuestras instituciones son de pandereta, no nuestro país.

Para no hacer el cuento largo, la industria privada no está mejor. En España todavía puede el complejo de hacer patria (De hecho la moda es ser antipatriota, que si no, no crees en el progreso) y eso nos está echando para atrás conforme al resto de países. Aquí se contrata siempre a cualquier extranjero antes que a diseñadores nacionales, parece que da vergüenza apoyarnos. El cuento de la globalización cultural es muy bonito, pero en el resto del mundo también lo cuentan y aún así se apoyan entre todos, aquí no y además si no te alineas con la tesis del 36 de las dos españas, no te hace ni caso ni Dios. Es divertido ver como he salido Elle, Vogue, New York Times… En Rusia, China, Japón, USA, Chile, UK… pero en España solo me habéis sacado vosotros y Diariodesign, es divertido, por no decir que es una vergüenza. Ahora, los pañuelitos de Joaquín Torres, son monísimos, se lo dices de mi parte si le ves en un sarao con las cuatro petardas de siempre.

Lo hablaba el otro día con una periodista muy importante, me dice que no hay publicaciones, que hay poco espacio, que sí conocen mi trabajo y les encanta…
No es como que reclame que me publiquen, no soy nadie para reclamar nada, pero en el fondo jode ver como un render de Rashid se lleva 4 páginas y el trabajo de muchos compañeros que nos cuesta años desarrollarlo, no son capaces ni de darle una nota.

¿Algo más que añadir? Habla ahora o calla para siempre. 

Después del rollo que me he pegado dudo que alguien lea hasta aquí… así que aprovecho y tiro los últimos dardos. No nos creamos las mentiras de la crisis. Es el pesimismo lo que está hundiendo a España.

No nos imaginamos la suerte que tenemos de haber nacido en ese país. Lo que le cuesta a un habitante promedio de México o Brasil llegar a la calidad de vida de cualquier persona de clase media española, es más, es prácticamente imposibl,e porque disponemos pese a los recortes de una sanidad, educación, pensiones, tolerancia, cultura e historia inalcanzables. Apreciemos más, las enormes facilidades y ventajas, el ambiente, la economía (Sí, ¡somos el 13º país mundial en PIB!) Seamos constructivos en nuestra crítica, critiquemos los gobiernos, no el país.

En nuestro campo nos urge un consejo de diseño nacional (No hace falta presupuesto), que la industria y el tejido empresarial se conecten mucho más con los diseñadores nacionales, enseñar en las escuelas a ser autosuficiente, enseñar la ventaja competitiva del diseño en el ámbito privado y en el público. Estamos mucho mejor de lo que nos creemos, solo necesitamos un par de hostias y sacar pecho.

Gracias por venir