Como un paisaje de Friedrich, Michal Karcz nos presenta su obra en la que une pintura y fotografía. Paisajes irreales, producto de su imaginación nos transportan al simbolismo del artista romántico. Fotografías de espacios sublimes y a su vez, aterradores y sombríos en los que el hombre es tan sólo un detalle central ante esa inmensidad.