El colectivo For Use/Numen, de Viena y Croacia, desarrolló esta instalación hecha en su totalidad de cinta transparente común, la utilizada en las cocinas domésticas y en los aeropuertos para envolver las maletas. Su resistencia es tal que los visitantes pueden trepar por ella, sentarse y recorrerla por donde quieran (y puedan).

La instalación, que tiene un marcado componente teatral y dice inspirarse en la danza, se expuso tres veces el año pasado, y está ahora mismo (hasta hoy) en la DMY Berlin’s International Design Fair. En total, 530 rollos de cinta transparente, 35.600 metros y 45 kg.