Después de siglos y siglos de evolución, el ser humano no ha sido capaz de definir con términos exactos qué es el arte, pero coincide en señalar que aquello que evoca algún tipo de reacción puede serlo. Lo sea o no, lo cierto es que ese suele ser el objetivo de todo artista, despertar curiosidad, asombro, reflexión o repulsa en aquel que se enfrenta a su obra.

Juan Francisco Casas es uno de ellos. Artista español (Jaén, 21 de septiembre de 1976), lleva varios años dibujando con un boli de punta redonda 14p acercándose al realismo más absoluto con obras que llegan a alcanzar los tres metros de altura. Su inspiración parte de sus propias fotografías y de sus fiestas con amigos -y amigas-, que después reinterpreta con la más simple de las herramientas, la clave de su éxito.

Juan Francisco Casas, junto a algunas de sus obras