Recuperando la figura mitológica del Leviathan, la gran bestia marina presente en los textos sagrados judaicos y cristianos y que Herman Melville asoció de manera indeleble con la gran ballena blanca en el clásico Moby Dick, Anish Kapoor ha ocupado el hermosos espacio del Grand Palais con una instalación que literalmente es capaz de devorar a los visitantes en la muestra Monumenta 2011.

Si desde el exterior el volumen hinchado desafía la escala del pabellón parisino es al entrar al interior donde este colosal vientre o útero carmesí cobra su sentido más poético, incorporando a su propia piel plástica las luces y sombras de la cubierta del Palais. Tal vez sea una buena excusa para acercarte a la siempre estimulante ciudad del Sena para dejarte devorar.