Con el nombre Architectural Maquette presenta Michel Soskine una selección de 10 maquetas contemporáneas de arquitectos españoles que se puede visitar del 7 de abril al 21 de mayo de 2011.  El objetivo es expresar, a través de las maquetas, el vínculo vivo entre Arte y Arquitectura, tanto por su fuerte expresión plástica como por su capacidad de síntesis y análisis del proyecto.

Los arquitectos participantes comparten gran proyección internacional y una fuerte faceta plástica en complemento a la práctica arquitectónica, y son: AMID · cero9. Cristina Díaz Moreno y Efrén García GrindaAndrés Jaque Arquitectos, Blanca Lleó, Enric Miralles y Benedetta Tagliabue · EMBT, Mansilla + Tuñón Arquitectos, Nieto Sobejano Arquitectos y Picado de Blas Arquitectos.

Las maquetas contemporáneas, verdaderas esculturas habitables, traducen las novedades de formas y materiales jugando a pequeña escala con materiales análogos

Antes de pasar a comentar las obras seleccionadas, es interesante detenerse en las reflexiones que hacen sobre la maqueta y su importancia en la Arquitectura. La maqueta es un ensayo a pequeña escala de una realidad por construir. Esta realidad, no mediatizada aún por las normativas e instalaciones que sí requerirá el edificio real, dota a la maqueta de una libertad que la convierte en el perfecto campo de estudio, experimentación, juego y ensoñación. Con ella se materializa la  proyección primera, la Idea, y se establece a través de ella una relación física, intelectual y emocional con el proyecto. Las nuevas tecnologías y gráficos tridimensionales, aunque utilísimos, no han hecho sino confirmarla como el instrumento más poderoso para recoger la esencia del proyecto.

El término maqueta, ya sea referido a un dibujo o a una estructura tridimensional, se define como una herramienta expresiva de valores espaciales. De hecho, en español y francés la etimología de maqueta o maquette contiene en sí una acepción puramente escultórica. La relación entre escultura y arquitectura es permeable y contagiosa. Vemos con naturalidad esculturas evocadoras de espacios arquitectónicos y arquitectos que modelan sus edificios. Las maquetas contemporáneas, verdaderas esculturas habitables, traducen las novedades de formas y materiales jugando a pequeña escala con materiales análogos. Son experimentos manuales que, sin obviar la funcionalidad, han adquirido el valor de la emoción o la capacidad de emocionar. Alcanzan así la categoría de objeto artístico, valorable de forma independiente al proyecto que representan.

Esta riqueza de formas, materiales y colores se refleja en las 10 maquetas de esta exposición:

Madera de balsa y papel conforman las formas orgánicas de la maqueta de Miralles Tagliabue·EMBT para el Museo Zhang Da Qian (pintor) en Sichuan (China, 2010). Materiales sencillos articulan un proyecto delicado y fuertemente expresivo, evocador de la naturaleza alegre en la que se integra, y que albergará las obras del maestro de la pintura China del siglo XX (y pondrá de manifiesto su relación con Pablo Picasso). El proyecto une la esencia cultural de Este y Oeste, de pasado (tradición) y futuro (desarrollo cultural e industrial de la zona).

Museo Zhang Da Qian Sichuan China, EMBT

Las cajas de Masilla y Tuñón para el Museo de Arte Visigodo de Toledo (2010) y el Museo de Cantabria (2003) combinan imágenes con materiales similares como el cartón pluma y la madera neutra. El Museo de Toledo toma referencias de la arquitectura Visigoda, que oscila entre una modernidad de mínimos, elemental y una arquitectura vernácula, equilibrada y sostenible.

Museo visigodo de Toledo. Tuñón y Mansilla

El Museo de Cantabria se inspira en las montañas, con sus perfiles desiguales pero similares. El edificio trata de reproducir la geometría oculta de la naturaleza, una geografía inventada. A partir de un tejido regular de trapecios irregulares se configura un sistema abierto de grandes lucernarios.

Museo Cantabria, de Tuñón y Mansilla

También de Mansilla y Tuñón, La Cúpula de la Energía de Garray (Soria, 2008) alterna delicadamente la opacidad del cartón blanco con la transparencia del acetato, a partir de un volumen semiesférico fragmentado, articulado y desplegado. Un artefacto modelar, capaz de estructurar los posibles escenarios programáticos. La maqueta es una representación abstracta de las relaciones entre los espacios interiores y exteriores.

Cúpula de la Energía, de Tuñón y Mansilla

La Hopedería de los Divertimentos Flotantes (2008) de Andrés Jaque, aporta a la exposición un aspecto lúdico. Actçua a modo de transición entre las maquetas más orgánicas y las compuestas por materiales como resinas (Lleó), el papel metalizado (Amid) o el metacrilato iluminado (Nieto Sobejano / Picado de Blás). Jaque combina madera de balsa con espuma de poliuretano para una maqueta que se presenta en dos alturas: una visión global del proyecto y un detalle amplificado de la escalera, jugando ligera y divertidamente con las escalas y el espacio.

La Hopedería de los Divertimentos Flotantes, de Andrés Jaque

Una red de papel metalizado rosa conforma la piel de la maqueta de AMID.cero9. El Pabellón del Cerezo en Flor (Valle del Jerte, 2008) vibrante en color, material y forma, recuerda a un gran cerezo coronando el Jerte, que cambia de color como el propio valle a lo largo de las estaciones. Un espejo en la base permite ver el interior de la cúpula, similar a una roca o cueva por donde entra la luz.

Pabellon Cerezo en Flor, AMID

Resinas verdes y azules caracterizan el conjunto de maquetas de Blanca Lleó en torno a la Torre Bioclimática (Madrid, 2006) que enfoca la maqueta como un juguete de arquitectura, abarcable en la mano, que nos traslada al mundo de Gulliver en Liliput.

Torre Bioclimatica de Blanca Lleo

El Centro de Creación Contemporánea de Córdoba (2010) de Nieto Sobejano Arquitectos es una pieza que con el sofisticado juego de leyes geométricas que generan el facetado de cubiertas y celosías de su fachada, responden y se vinculan al lugar y a la memoria hispano-musulmana latente en la ciudad de Córdoba. La luz juega un papel decisivo en la formalización del espacio y mana del interior de la maqueta.

Centro de Creación Contemporánea de Córdoba, de Nieto Sobejano

Picado de Blas aporta también luz con su maqueta del Decanato del Campus de Justicia (Madrid, 2007). Se aproxima al proyecto como un juego: con piezas, instrucciones, tablero y caja. Todas las piezas son desmontables, como un mecano. Podrían disponerse de un sinfín de maneras dentro de ese cilindro calado. Gracias a la iluminación interior, el metacrilato de colores ve optimizadas sus cualidad translúcidas, siendo cada pieza seductora en sí misma, por su peso, temperatura y limpieza.

Decanato del Campus de Justicia, de Picado de Blas

A la inauguración en la galería (c/Padilla 38), la semana pasada, acudieron los estudios participantes y hasta el momento muchos de los visitantes han sido estudiantes de arquitectura, seguramente obligados por sus profesores de proyectos. Aún sin haber podido visitarla, no es un atrevimiento recomendarla, y puede ser un plan apetecible para la semana que viene.